Saltar al contenido

SINTOMAS QUE PRESENTAN LOS CALCULOS BILIARES

calculos biliares sintomas

Los cálculos biliares son depósitos de tipo cristalino que se forman en la vesícula biliar: un órgano pequeño debajo del hígado que almacena el líquido digestivo, la bilis.

Los cálculos pueden permanecer en la vesícula biliar y no causar síntomas, o pueden irritar la pared de la vesícula biliar o bloquear los conductos de la vesícula biliar, dando como resultado una infección, inflamación y dolor abdominal superior. Es posible que la infección se propague al hígado o al páncreas. El tratamiento puede variar desde el alivio del dolor hasta la cirugía.

Signos y síntomas

Los cálculos biliares varían mucho en tamaño. Algunas personas pueden formar una piedra grande, mientras que otras pueden tener cientos de piedras pequeñas. Más comúnmente, los cálculos biliares tienen 5 a 10 mm de diámetro.

La mayoría de las personas con cálculos biliares no experimentan ningún síntoma. Si hay síntomas presentes, el signo temprano más común de cálculos biliares es el dolor abdominal superior. Este dolor generalmente ocurre en la parte superior derecha del abdomen, a menudo es severo y puede irradiarse hacia el tórax, la espalda o el área entre los hombros. Otros síntomas que pueden ocurrir incluyen:

  • Indigestión
  • Náuseas o vómitos
  • Ictericia (la apariencia amarilla de la piel y la parte blanca de los ojos causada por la acumulación de bilirrubina en la sangre) cuando los cálculos biliares bloquean el paso de la bilis
  • Heces de color claro.

Los síntomas pueden aparecer repentinamente y pueden denominarse cólicos biliares. Este tipo de dolor comúnmente se desencadena al comer alimentos grasos y, a menudo, ocurre en medio de la noche. Los síntomas experimentados pueden ser tan graves que las personas necesitan buscar atención médica inmediata.

Cuando la infección de la vesícula biliar está presente, también es posible experimentar fiebre baja, sudores y escalofríos.

Diagnóstico

Si se sospecha de cálculos biliares, es importante consultar a un médico para un diagnóstico y tratamiento precisos. Inicialmente, el médico tomará un historial médico y realizará un examen físico. El médico buscará signos de ictericia y evaluará el abdomen en busca de hinchazón y dolor. Los exámenes de sangre generalmente se realizan para verificar la función del hígado y el páncreas y para descartar otras afecciones que puedan estar causando los síntomas.

La prueba más común utilizada para diagnosticar definitivamente los cálculos biliares es una ecografía abdominal para crear imágenes de la vesícula biliar, que luego se analizan para buscar signos de cálculos biliares.

Si se sospecha que los cálculos biliares están bloqueando los conductos, entonces se puede realizar una prueba llamada colangiopancreatografía retrógrada endoscópica (CPRE). Esta prueba consiste en insertar un tubo largo y flexible (un endoscopio) a través del esófago, a través del estómago y en el duodeno.

El endoscopio tiene una luz y una cámara en la punta que le permiten al médico ver el interior del intestino. Se inyecta un tinte especial a través del endoscopio en el conducto biliar, lo que permite resaltar el contorno de los conductos. Los cálculos biliares ubicados en los conductos a veces se pueden extraer durante el procedimiento de CPRE.

En ocasiones, se utilizan otras exploraciones especializadas o radiografías para confirmar el diagnóstico y resaltar la ubicación de los cálculos biliares.